LOS HUMANOS ATROFIARON LAS HABILIDADES MATEMÁTICAS DE LOS PERROS



Los lobos poseen una mejor comprensión de los números que los perros; suponiendo que esta capacidad se perdió con la domesticación.

Los miembros de un equipo tienden a enfocarse en lo que ellos hacen mejor, y a través del tiempo se pueden llegar a perder habilidades en las que sus compañeros les sobrepasen. Ésto parece haber ocurrido entre perros y humanos aproximadamente hace 19-32.000 años. La capacidad craneal se ha reducido se ha visto reducida en áreas particulares, tales como el estado de alerta, principalmente cuando los humanos no están ahí para protegerles.

Mientras tanto nosotros también perdemos habilidades. El pobre sentido que tenemos los humanos del olfato, se puede deber al hecho de tener a los caninos acompañándonos a todo lugar, para ejercer la tarea de oler por nosotros.

Un documento de Frontiers in Psychology sugiere que la habilidad matemática es algo que los perros dejaron de ejercer en el momento que comenzaron a convivir con quienes eran mejor en esta área.

El resultado es una de las impresionantes series llevadas a cabo por Friederike Range y Zsófia Virányide la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena; en sus estudios realizados en lobos criados por humanos desde su nacimiento de una manera similar a los perros. Dentro de descubrimientos previos se halló que los lobos se inclinan más a cooperar con sus compañeros; mientras que los perros son más gerárquicos.

En el 2012 Range y Virányide probaron la capacidad de dichos lobos para comparar cantidades de comida que habían sido ubicadas en recipientes opacos. Los sujetos de estudio pudieron ver como fueron ubicados trozos de queso Gouda de 1cm³ en diferentes recipientes; pero dado que los recipientes no eran transparentes, tuvieron que contar cuantas piezas fueron colocadas en cada uno, antes de escoger la que querían. Demostraron la capacidad de alcanzar el número 4.

En el último estudio se repitió el mismo procedimiento, pero con perros enrazados, y se encontró que los perros no tuvieron el mismo éxito que sus parientes los lobos.

"Llevamos a cabo el procedimiento de tal manera que los perros no pudieran observar la cantidad de comida que se colocó al mismo tiempo. Les mostramos los trozos en secuencia. Lo que nos permite descartar la posibilidad que los perros hayan tomado decisiones basados en simples factores como el volumen en general. Los perros tenían que representar mentalmente los trozos en un recipiente", afirma Range.

Range anotó que "los perros pueden diferenciar las cantidades de comida cuando las pueden ver completamente", pero también agregó que "ésto no requiere de representación mental".

Científicos cognitivos consideran que para el test se requieren dos habilidades: representación mental y la capacidad para procesar la información numérica. Range y Virányide esperan crear pruebas que revelen cual de éstas perdieron nuestros mejores amigos.

De una u otra manera; es muy probable que los humanos seamos los culpables. "Comparados con los lobos, los perros domésticos no tienen que valerse por si mismos para poder conseguir alimento. Tienen un lugar seguro para dormir, y aun las decisiones que influyen en sus vidas son tomadas por los humanos", dijo Range. Con determinado estilo de vida, dichas habilidades se pueden atrofiar o perder por falta de uso, y medir el número de oponentes, o cuál agujero podría albergar más conejos, podría ser una de ellas.


Anuncio