ACTIVIDAD FÍSICA DE ALTO RENDIMIENTO PODRÍA INFLUIR EN LA EXPRESIÓN GENÉTICA DE TUS MÚSCULOS

 


Foto crédito: pixdeluxe/iStock

Se recomienda que los adultos realicen por lo menos 30 minutos de actividad física moderada, 5 días a la semana, para reducir el riesgo de paros cardiacos, obesidad, diabetes. Un nuevo estudió encontró que la actividad física a largo plazo cambia la manera en que los músculos se expresan en los músculos; mejorando el metabolismo y el control de la inflamación. 


Esta información podría ser usada para prevenir y tratar enfermedades asociadas con un estilo de vida sedentario. Carl Johan Sundberg del Instituto de Karolinska en Suecia, fue uno de los principales investigadores del proyecto, publicó el documento en Epigenetics. 

"Es bien sabido que ser sedentario es algo de mucho peligro, también que la actividad física mejora la salud, la calidad de vida, y la expectativa de vida", afirmó Sundberg. "Sin embargo no está muy claro como los efectos positivos de la actividad física son inducidos en el cuerpo". El estudio indica que la epigenética es un factor importante en la adaptación del músculo al ejercicio.

En el estudio que tomó tres meses, 23 adultos saludables comprometidos con la actividad física (45 minutos, 4 veces por semana). Los participantes hicieron bicicleta con una sola pierna, usandola sin completar el ejercicio como control. Muestras de biopsia muscular fueron tomadas de cada pierna, ambas antes y después de la investigación. Los investigadores buscaron cambios epigenéticos, o sea cambios genéticos temporales explícitos; debido a factores ambientales. Los niveles de actividad de 20.000 genes fueron analizados, y 480.000 ubicaciones fueron investigadas para metilación. 

La metilación del ADN impacta la forma el nivel en el que un gen es expresado.

Finalmente Sundberg encontró una relación de cambio entre la metilación y la actividad de al rededor de 4000 genes. La metliación que incrementó se observó en regiones de los genes asociadas con el metabolismo y la capacidad del músculo para adaptarse. Las áreas con metilación reducida fueron asociadas con los genes responsables de la ifnlamación. La mayoría de estos cambios no fueron identificados en un solo gen, ni siquiera en la región promotora, la cual se creía que podía ser en un principio. Los cambios de metilación fueron vistos en las regiones potenciadoras, las cuales están ubicadas relativamente lejos de los genes en investigación. 

"Encontramos que la actividad física de una manera constante influencia miles de sitios del ADN en metilación asociados a una mejoría del músculo en función de salud" agregó Sundberg.
Google Plus
Loading...