GUARDE LOS ‘DIENTES DE LECHE’ DE SU HIJO, SON UNA MINA DE CÉLULAS MADRE


Al perder los primeros dientes tendemos a desecharlos o cambiarlos por dulces o dinero al famoso ratoncito Pérez


Sin embargo, un reciente descubrimiento científico afirma que debes guardar los dientes de leche, ya que podrían ser importantes para tu salud en el futuro.

El estudio realizado por el Centro Nacional para la Biotecnología de los Estados Unidos, reveló que los “dientes de leche” son una valiosa fuente de células madre. Estas células pueden contribuir con la llamada medicina regenerativa sin riesgo de rechazo para el paciente. Dado que se encargan de dar origen a los tejidos y órganos como el hígado, el corazón, los huesos o los ligamentos.


Debido a su importancia para la medicina, bajo la consigna «Guarda un diente, salva una vida», en Estados Unidos comenzaron a proliferar los bancos de dientes de leche. Una iniciativa que se ha ido extendiendo al resto del mundo.

En tanto, en España, odontólogos consultados afirman que esta es una práctica «muy poco conocida» entre los ciudadanos. Aunque existen clínicas que ofrecen la conservación de pulpas dentales, la parte interior de las piezas donde se encuentran las células mágicas.

«Esta es una apuesta de futuro», expresó el doctor Antonio Montero, presidente del Colegio de Odontólogos de Madrid. Aunque la conservación no es accesible económicamente, ya que los precios oscilan entre los 600 y los 2.500 euros anuales.
Dientes de leche: Importantes para la historia y la humanidad

Las células madres no solo son vitales para la medicina regenerativa opina Montero, y que las mismas son objeto de interés de antropólogos y estudiosos de la evolución. A tal punto, que desde 2014 el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), en Burgos, ha recolectado más de 2000 dientes de leche de toda España.

Mientras, diversas universidades junto a la Asociación Andaluza de Antropología Física, pretenden reunir una colección dientes deciduos o primarios. Esto con el objetivo de estudiar las enfermedades priodontales y la evolución humana.

También se pretende analizar el dismorfismo sexual en poblaciones actuales, y la caracterización morfométrica de la dentina (la capa que se encuentra justo debajo del esmalte del diente), que serán de utilidad tanto en evolución humana como en el ámbito forense.

«Pero que nadie piense que hoy podrá curarse con las células de un diente. Todavía no.Una cosa es que sepamos que las células contenidas en los dientes de leche. Y otra es que seamos capaces de conseguirlo. Sobre el papel todo apunta a que sí. Pero todavía es muy pronto para saber con certeza hasta donde podemos llegar con estas células dentales», concluye el dentista Montero.


Anuncio