Tepuyes, ¿el último lugar que no ha pisado el ser humano?


Los tepuyes del sur de Venezuela, montañas con paredes verticales y cumbres planas, brindan a los viajeros la oportunidad única de sentirse exploradores: la mayor parte de esas maravillas naturales nunca ha sido visitada debido a su poca accesibilidad.

Los tepuyes son mesetas especialmente abruptas del Escudo guayanés en Sudamérica, que se encuentran puntuamente en Venezuela. Elevándose por encima de un bosque circundante, los tepuyes tienen escarpes casi verticales, y muchos de ellos se elevan a más de 1.000 metros por encima de la selva. Y aunque los tepuyes parecen desiertos, en realidad ofrecen una biodiversidad impresionante y única: alrededor de un tercio de las especies de su flora no se encuentra en ninguna otra parte del mundo.






Las paredes casi verticales y el denso bosque tropical a su alrededor los hace inaccesibles para exploradores a pie. Así, se puede alcanzar caminando sólo tres montañas de la región Gran Sabana, -entre ellas el tepuy más accesible, el monte Roraima, de 2.180 metros de altura-, dividida entre Venezuela, Guayana y Brasil.






Anuncio