NUEVA DROGA ESTIMULA EL RENACIMIENTO DE NERVIOS EN LA MÉDULA ESPINAL DE RATAS

 


Foto crédito: Maya2008/Shutterstock.com

Ratas con problemas de la médula espinal han recuperado movimiento en sus patas traseras y también el control de sus vejigas, con una droga recientemente desarrollada la cual estimula el crecimiento de nervios no invasivos. Los resultados fueron publicados en Nature la semana pasada.
Las heridas de la médula espinal destruyen los axones de las células nerviosas; bloqueando las señales eléctricas entre el cerebro y la parte del cuerpo para abajo, después de la herida en la médula espinal. De acuerdo a previos estudios, los nervios no se regeneran en la médula espinal; ya que son bloqueados por moléculas inhibidoras que forman el nuevo tejido cicatrizante. Generalmente; el tejido saludable (proteínas llamadas proteoglicanos) se encuentran en la matriz de entre las células, donde ayudan a mantener la estructura del sistema nervioso. Pero después de una herida; los proteoglicanos se agrupan en forma de tejido de cicatriz, y cuando interactuan con una enzima particular que se encuentra en los axones (llamados PTP simga) forman una barrera impenetrable, la cual evita que el nervio se regenere, impidiendo a las diferentes terminaciones nerviosas regresar a sus forma sinápticas originales.

Estudiando como la proteína humedece las diferentes terminaciones nerviosas en proceso de regeneración hacia tejido de cicatriz, un equipo liderado por Jerry Silver, de la Universidad Case Western Reserve diseñó un compuesto molecular llamado péptido sigma intracelular, que básicamente si adhiere al líquido protéico y le permite a los nervios regenerarse a lo largo del área afectada. En adición, desconecta el receptor de proteoglicanos. El equipo también agregó un transportador de moléculas que envía péptido sigma intracelular a través del sistema nervioso; incluyendo el lugar del tejido cicatrizado.

El equipo probó varios diseños en neuronas cultivadas en placas Petri y encontraron que el tratamiento con péptido sigma intracelular liberó axon regenerado. "Fue fascinante ver que los axones siguieron creciendo y creciendo" afirmó Slver.

A lo largo de 7 semanas, el equipo suministró inyecciones diarias de péptido sigma intracelular a 26 ratas paralizadas debido a heridas en la médula espinal. El 80% mejoraron significativamente: La parálisis de sus patas traseras despareció, o sus coordinaciones, balance y manejo de la orina mejoraron. Algunos de los animales recuperaron todas estas funciones, mientras que otras una o dos de las funciones. "Cada uno de los animales recuperó algo en términos de función. Para algún paciente con problemas de la médula espinal; sería considerado un extraordinario avance recuperar alguna de estas funciones" manifestó Silver. "Si hubiera tan sólo algunas fibras intactas después de la herida, podría ser una pieza clave que nos aportaría información muy valiosa".
Google Plus
Loading...