Anuncio

Mitos y realidades de “La Llorona”



La leyenda de la llorona ha sobrevivido durante más de 500 años, teniendo su origen en el país de México durante los múltiples procesos colonizadores. Como bien se sabe, México fue uno de los principales centros de administración desde la llegada de los españoles a costas americanas, tratándose también de un lugar en dónde las guerras no cesaron y se llevaron consigo una inmensa cantidad de almas.

Cuenta la historia, que uno de aquellos soldados españoles dedicados exclusivamente a mantener el orden dentro del territorio y defender a la corona, se enamoró perdidamente de una joven señorita originaria de la zona de México. Este amor por cierto no sería bien visto por la corona, hecho que llevó a este soldado de renombre a mantener su relación en secreto durante largos años.

Acostumbrado a sus largos viajes expedicionarios, el soldado no contaba realmente con mucho tiempo para visitar a su amor, recurriendo a visitas esporádicas y a escondidas durante las noches. Esta relación perduró a lo largo del tiempo, aunque la joven no se sentía muy a gusto al pensar constantemente en la soledad en que se encontraba realmente. El soldado le había dado ya tres hijos y realmente no parecía interesado en contraer matrimonio para formalizar su situación.

Repentinamente las visitas del soldado cesaron, la mujer simplemente creyó que su amado había caído en batalla y que todo había terminado, debería criar a sus hijos por si sola con la dificultad que esto representaba. Pero una noticia quizás más terrible llegó a sus oídos: El soldado había contraído matrimonio recientemente con una bella joven española, dejando de lado a sus hijos como si nada importara.

Envuelta en cólera, la mujer decidió tomar a sus tres hijos y llevarlos en un paseo nocturno por las orillas de un cercano río. Posteriormente, y habiendo perdido el juicio por completo, la joven sumergió a sus hijos en las aguas del río para verlos morir lentamente. Quizás esta sería la venganza ante la nefasta decisión de su amado.

Al volver en sí, la mujer tomó dimensión del acto que había cometido y decidió suicidarse en el lugar, el dolor ante el abandono de su marido y la pérdida de sus hijos sería insuperable por el resto de su existencia.

Cuenta la leyenda, que durante las noches pueden oírse los sollozos y lamentaciones de una extraña joven paseándose por las orillas de este río. Quizás las terribles decisiones tomadas en vida la han llevado a sufrir el castigo de vagar por la vida terrenal en forma de espíritu por el resto de la eternidad.
Google Plus
Anuncio
Loading...