Anuncio

STANLEY MEYER ASESINADO POR INVENTAR EL MOTOR DE AGUA PARA COCHES



 Numerosos inventores de la época moderna han puesto en ridículo al actual modelo energético del petróleo al demostrar que podemos vivir sin petróleo obteniendo toda la energía que necesitamos de otras fuentes que nos ocultan como agua, aire o imanes. Sin embargo la mayoría de dichos inventores, incluido Stanley Meyer han cometido inocéntemente los mismos errores una y otra vez acabando con sus huesos en la cárcel o bajo tierra.
Algunos de los errores cometidos por los inventores fueron los siguientes:
■Patentar el invento revolucionario y pretender poseer los derechos-> error
■Ofrecer el invento a una empresa que lo financie -> error
■Aparecer en televisión y prensa proclamando su invento -> error
■Intentar convencer a un político de su invento revolucionario -> error
■Donar el invento a un Estado o Gobierno para el bien común -> error
■Guardar celosamente sus conocimientos, documentos y planos de sus inventos para ellos mismos y llevárselos a la tumba cuando son asesinados-> EL MAYOR ERROR
Esperamos que estos puntos enunciados sirvan de reflexión para actuales y futuros inventores que despierten a la realidad, sean más listos y no caigan en la misma trampa mortal.
Stanley Meyer logró inventar y patentar una nueva fuente de energía haciendo andar con agua normal y corriente (la del grifo) cualquier vehículo, es decir, consiguió que un coche funcionara con agua en vez de con gasolina.
Stanley Meyer hizo varias patentes y trabajó para la NASA. Fue elegido inventor del año en 1993. Su sistema consistía en romper la molécula de agua a base de impulsos positivos a varios kilovoltios a frecuencias entre 10 y 15 kiloherzios. Se inyecta la mezcla en el motor y la combustión sólo vuelve a producir agua. Meyer incluso afirmaba que su circuito puede funcionar sin necesitar que se añadiese más agua, pues la que sale por el tubo de escape se recicla. El coste de la transformación es menor de lo que costaría el combustible necesario para la vida del motor. Se necesitan 7,4 microlitros de agua por cada explosión para conseguir 50 CV. Ocurre que el agua contiene 2,5 veces más energía que la gasolina.
Un coche modificado para este sistema participó en el 85 en una carrera en Australia. Eran 1800 millas y el motor no se calentó y era verano. El sistema de este coche era de lo más seguro y no había posibilidad de explosión en caso de colisión puesto que no se almacena hidrógeno. Su invento se encontraba ya en fase final de pruebas en coches, aviones y calderas.
A los 57 años de edad, mientras comía en un restaurante con su familia, se levantó gritando que lo habían envenenado. Corrió hacia su coche pero cayó muerto antes. Los médicos dijeron que había sido un aneurisma. ¿Quién lo asesinó y por qué?
Google Plus