Peligroso juego en en Facebook

Jóvenes adolescentes rifan sus cuerpos a través de Facebook para pasar una noche sexo con hombres menores o mayores de edad. El fenómeno, conocido como Quine Rifas, sacude Perú.


Las Quine Rifas consisten una convocatoria a través de las redes sociales. En las cuentas, se exponen fotos íntimas de jóvenes de no más de 17 años, en las que los participantes hacen su puja. Durante varios días, se van colgando las fotos de las candidatas y anunciando el día de la rifa. El lugar de la rifa, eso sí, se especifica por mensaje privado o e-mail a los interesados. El precio mínimo son 50 soles peruanos, unos 18 dólares. El que más boletos compre más posibilidades tiene de ganar; pero si el comprador es frecuente tiene la opción de elegir a la chica que desee.
Más de 30 grupos y cuentas de Facebook se han creado para este negocio. Algunas, ya han evolucionado y prescindido de la rifa: simplemente exponen el teléfono personal de las participantes.
¿Juego sexual?
Algunos medios lo han calificado como “juego sexual” y ha sido comparado con El Carrusel colombiano o las fiestas descontroladas en Uruguay. Sin embargo, este fenómeno se aleja un poco del concepto y más bien roza la prostitución infantil.
La voz de alarma la dio el programa peruano “La noche es mía”, que dio el testimonio de una participante de la red. En posteriores programas, simularon conversaciones telefónicas con los números disponibles en las páginas. Tanto en conversación con el responsable de la cuenta, como con una joven “anunciada”, queda claro que las rifas son una mera excusa, y, si no ganas, fácilmente se puede arreglar con un poco más de dinero.
Aún no se conoce la identidad de los responsables detrás de estas cuentas, pero son hombres los que dan los contactos de las jovencitas y hacen el negocio. Este, entre otros indicios, hace creer a las autoridades que más que un juego sexual, es una estrategia de proxenetas para incitar a la prostitución de menores.
Puede que empezara como una juego o una aventura para algunas chicas. Sin embargo, ahora las QuineRifas son una oportunidad más de embaucar a menores por las redes sociales a que envíen fotos íntimas, para después ser extorsionadas, abusadas y obligadas a prostituirse; modalidad conocida como “grooming”.
Por otro lado, fuentes policiales han alertado que muchas de estas cuentas son falsas y utilizan fotos de adolescentes como reclamo. Así, incitan a depositar dinero en cuentas bancarias para comprar boletos para una rifa que nunca se va a realizar.


Peligros de internet
Aunque el fenómeno no tiene más de un mes, es sorprendente que este tipo de cuentas aún no haya sido bloqueadas o censuradas por la red social; cuando, claramente, incitan a la prostitución infantil.
Es una muestra más del peligro que corren los adolescentes al exponerse en las redes sociales. Claro ejemplo de esto, es que muchas de las fotos no son enviadas por las jóvenes, sino extraídas directamente de sus cuentas personales. Expertos y psicólogos han puesto la voz de alarma e incitan a los jóvenes usuarios y padres a tener especial cuidado en qué comparten a través de plataformas como Facebook.


Anuncio