Bill Gates y el invento que puede acabar con la comida desperdiciada del mundo


El desperdicio alimentario que se produce en el mundo es un drama y una injusticia. Se estima que un tercio de todos los alimentos producidos a nivel mundial se pierden o se desperdician. En un mundo en el que casi mil millones de personas pasan hambre, esto es inaceptable. Además el mal uso que se hace de esa comida supone una pérdida notable de recursos como agua, cultivos o energía, que se emplean para algo que directamente acaba en la basura.

La única forma de combatir este problema es pedir a los supermercados y grandes cadenas de alimentación que sean lo más razonables posibles y no destruyan comida porque no se adapte a sus estándares de calidad estética (sí, hay cadenas que eliminan manzanas por ser ‘feas’). Los consumidores también tenemos nuestra responsabilidad, por su puesto , y solo deberíamos comprar lo que vayamos a consumir y nada más.

Pero también hay un factor importante: la comida es un bien perecedero. A los pocos días de recogerse del campo o de prepararse, se estropea. Para intentar alargar este proceso, el billonario Bill Gates, fundador de Microsoft ha invertido en una empresa llamada Apeel Science que ha desarrollado un producto que es capaz de aumentar la vida de las frutas.

El producto, un químico que se esparce sobre los aguacates en una fina capa, es capaz de retrasar la putrefacción durante varios días. Incluso en frutas tan problemáticas como las fresas.

Tal y como señala Xataka, Apeel, como se llama el producto, está fabricado en base decutina, uno de los polímeros principales de la cutícula que cubre todas las partes aéreas de las plantas terrestres. Esta macromolécula está formada por numerosos ácidos grasos de cadena larga que crean una suerte de red rígida tridimensional con características "cerosas".

La cutina es un producto natural que crea una especie de segunda piel protectora, así que en teoría no causa ningún daño sobre nuestra salud, y por eso Apeel Science no ha tenido problemas para conseguir los permisos para comercializar y probar este producto. Para obtener la cutina, Apeel Sciences utiliza elementos descartados en distintos procesos de procesado industrial como el hollejo de la uva o las cáscaras de las semillas.

En un primer momento, el trabajo de Apeel Science se centró en proteger las cosechas de África de las sucesivas plagas que las asolaban. Pero la compañía no logró su objetivo porque cada cultivo necesita su propia fórmula para mantenerse fresco el mayor tiempo posible. Sin embargo, sí ha tenido éxito con los plátanos, las fresas, los aguacates, espárragos, uvas y demás cultivos.

No es la solución para acabar con el hambre en el mundo, pero sí que permitirá llevar hortalizas y frutas a lugares remotos sin miedo a que se estropeen, mejorando así la salud de las personas que allí vivan.


Anuncio